Tipos de aceite de oliva

tipos de aceite de oliva

El aceite de oliva es el producto por excelencia de nuestra dieta mediterránea, por lo que es importante conocer las distintas variedades que podemos encontrar en el mercado, ya que dependiendo de la composición del producto y del método de obtención, podemos distinguir diferentes tipos de aceite de oliva.

¿Cuáles son los tipos de aceite de oliva?

Existe mucha confusión respecto de qué tipos de aceites de oliva hay y cuáles son sus diferencias. Además, no no siempre queda claro cómo identificarlos por la nomenclatura o las cualidades descritas en el etiquetado del envase.

Los Los diferentes tipos de Aceite de Oliva se clasifican en función de su variedad, calidad, grado de acidez, métodos de extracción y características sensoriales: sabor, olor, color. Por tanto, cada uno de ellos cuenta con unas características especiales, que son las que lo hacen más recomendables para unos usos u otros en cocina.

En la actualidad podemos encontrar los siguiente tipos de aceite de oliva en el mercado:

Aceite de Oliva Virgen Extra

El aceite de oliva virgen extra es el aceite de mayor calidad, considerado de categoría superior, ya que se obtiene a partir de las mejores aceitunas y a través de procedimientos mecánicos exclusivamente. El AOVE conserva intactas sus características sensoriales y propiedades para la salud. Es un producto completamente natural, sin aditivos ni conservantes, y presenta un grado de acidez menor a 0,8º. Por su excelente sabor y para poder apreciar todas sus cualidades, se recomienda su uso en crudo.

Aceite de Oliva Virgen

Este tipo de aceite también es un producto natural y se extrae de la misma forma que el virgen extra. Sin embargo, cuenta con un grado de acidez superior, no pudiendo superar el 2%. Esto se debe a que contiene más ácidos grasos libres, porque la aceituna no se encuentra en su estado óptimo como en el caso anterior. Además, presenta ligeros defectos en su sabor u olor. Es por esto que suele usarse más para cocinar que para consumirlo crudo. Su sabor es más suave y contiene menor cantidad de compuestos orgánicos y antioxidantes naturales beneficiosos para la salud.

Aceite de Oliva

Este aceite de oliva ya no tiene consideración de “virgen”, al ser una mezcla de aceites refinados, que tienen como base aceites lampantes, y aceites vírgenes. Este tipo de aceite normalmente no tienen mucho sabor y ha perdido gran parte de los compuestos orgánicos y antioxidantes presentes en aceites de calidad superior. Su uso se restringe principalmente a la cocina para frituras y adobos.

Aceite de Orujo de Oliva

El aceite de orujo de oliva es el de menor calidad apto para el consumo. No se considera aceite de oliva porque es una mezcla de aceite de orujo refinado y aceite de oliva virgen. Presenta una acidez de 1,5º como máximo. La diferencia con el aceite de oliva anterior es que este se obtiene mediante un refinado industrial del residuo sólido resultante del proceso de extracción mecánico en las almazaras, denominado orujo. Se suele usar como engrasante para planchas de cocina o en freidoras, ya que tiene un bajo coste.

 

En definitiva, es importante conocer los distintos tipos de aceite de oliva que tenemos a nuestra disposición para elegir correctamente el que queremos consumir y no nos den gato por liebre. Como ya habéis visto, no cabe ninguna duda de que el más indicado y el que recomendamos es el aceite de oliva virgen extra, por su sabor y múltiples propiedades.

Compartir

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Carrito
WhatsApp ¿Hablamos?